‘No voy a competir en las listas, esa no es mi idea’: Alejandro Sanz

Publicado Hace 73 Dias

El cantante y compositor español conversó con EL TIEMPO acerca de su reciente álbum, ‘#ElDisco’.

Alejandro Sanz en entrevista de su nuevo disco

Alejandro Sanz también habló de su regreso al estudio y los motivos por los que sigue amando lo que hace.

Por: Sofía Gómez G.
11 de mayo 2019 , 09:30 p.m.

Es de mañana aquí y anochece en España. “Por acá estamos en los ensayos, recluidos como en un convento, así que nos sabemos si es de día o de noche”, se apresura a decir Alejandro Sanz.

Su voz, con esa ronquera profunda que ha sellado sus interpretaciones durante las últimas décadas, atiende la llamada de este diario en una interrupción de la preparación para su gira, que arrancará en agosto y que se desprende de #ElDisco, su más reciente producción tras cuatro años (cuando presentó Sirope).

“Miedo no es exactamente lo que sientes cuando regresas al estudio de grabación, porque a estas alturas de la vida es lo peor que se puede tener; además es inútil, el miedo no sirve de nada. Pero sí, respeto. Siempre pienso: ‘Y, ¿ahora qué? ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo lo voy a hacer?’ Hay mucha gente esperando para cuando sacas el disco opinar, decir lo que piensa, lo que siente; entonces, intentas, al mismo tiempo, no defraudarlos y no defraudarte. Porque quizás es de las cosas de las que uno se puede arrepentir, de las peores, es de defraudarse a uno mismo”.

“Entonces, en esa batalla mental y emocional, me meto al estudio, en puntillas, para no despertar a las musas y a los duendes; y después los voy despertando de uno en uno, para que suavemente me vayan ayudando a escribir el nuevo disco. Eso es lo que intento, realmente siempre tengo ese vértigo, pero al mismo tiempo la ilusión está intacta. O sea, siempre gana la música”, explica acerca de su regreso.

El cantante y compositor español vuelve con diez cortes –que ya están disponibles en las plataformas digitales y en formato físico–, tres de los cuales ya se han dado a conocer: No tengo nada; Back in the City, junto a Nick Jam, y Mi persona favorita, con Camila Cabello.

Usted siempre ha estado a la vanguardia de la industria musical y le encanta compartir con talentos jóvenes. ¿Cómo fue esta vez?

Todo el mundo me decía: ‘Haz un dueto con Nicky Jam’. Sabes que lo más importante es hacer un ejercicio de honestidad y puramente musical. En el caso de Nicky, me parece maravilloso cuando se pone a improvisar, así que fue algo que surgió muy natural, muy cotidiano…escuchó ‘Back in the City’ y se puso a rapear al instante.
Además, me parece muy interesante poder juntar a las dos generaciones, esos dos estilos de música. Yo ya estaba haciendo cosas que tenían mucho que ver con lo urbano, desde que Shakira y yo sacamos La tortura hace 14 años.

Y con Camila Cabello… ella es un destello de luz increíble, una artista talentosísima, tiene un corazón muy bello y es tan fácil trabajar con ella. Yo creo que en el video se nota esa conexión entre ella y yo, esa química, ese buen rollo, porque ella lo que transmite es esa energía positiva.

Creo que la música no debe tener complejos, uno debe permitirle que camine libre por las sendas de la emoción.

Los sonidos de #ElDisco son eclécticos, desde el son al flamenco, a lo urbano y el pop. Cuéntenos de la complejidad del proceso creativo.

En la vida he escuchado música de todo tipo: desde flamenco hasta heavy metal, pasando por el funk y la clásica. Creo que la música hay que entenderla como la gran madre de las emociones, así que es importante dejarse llevar. ¿Qué cuál es mi estilo? El eclecticismo. Lo que me interesa es que cuando acabes de escuchar el disco se parezca a mí, que seas capaz de escuchar una canción, sea en clave de jazz, de funk o de flamenco, y que digas: este es Alejandro Sanz.

Ese es el ejercicio más complejo, lograr que todos esos estilos diferentes suenen a uno solo o que tengan ese nexo en común.

¿Por qué apostarle a un álbum y a una gira, en una época de sencillos efímeros? 

Yo le apuesto a eso porque es lo que sé hacer. Creo que la música tiene ese sitio y, además, creo que volverá en algún momento a ese punto. Hay una forma de consumir la música que ha cambiado: la gente va más rápido y los temas no se hacen clásicos…aunque sueño que sigan haciéndose clásicos. Yo sí veo a Mi persona favorita entrando en ese grupo selecto, creo que de repente tiene esa oportunidad.

Ahora, la gente que ha escuchado mi música toda la vida, espera de mí es un álbum: no soy de meterme diez minutos al estudio a grabar una canción, y repetir el proceso la siguiente semana. Fíjate que hoy la gente no hace canciones, hace hits…no sé muy bien que son, porque creo que no he tenido ni uno, pero parece una cosa que sustituye a la música, con una efervescencia por dentro. Al final, lo que hay que hacer es música, hay que apostar por ella. Los demás que hagan lo que quieran.

Yo no voy a competir en las listas, esa no es mi idea. A mí me interesa ir a un estadio, llenarlo de gente y que cuando salga de allí, se vaya bailando y con una lágrima en el ojo. Y que cada vez que vaya a esa ciudad, quieran volver a verme. Eso es lo que me interesa, lo demás es pura fantasía.

Creo que la música no debe tener complejos, uno debe permitirle que camine libre por las sendas de la emoción

A esta altura de su carrera, ¿hablaría de una madurez musical?

Yo creo que el hecho de ponerte a escribir una canción exige una madurez emocional, hay un problema y es que si no has leído lo suficiente es muy difícil escribir. Pero el que ya escribe canciones, tiene un algo de madurez.

Y el amor siempre ha sido el motor de sus canciones… ¿Podríamos decir que como compositor mantiene esa esencia y cambia sus motivaciones?

En cuanto al amor es uno de los grandes motivos para escribir porque es el motivo de vivir. En la historia de la humanidad por amor se ha hecho de todo: guerras, conquistas, enemistades…se han hecho las cosas más bellas y las más horrendas. Simplemente nos referimos al amor como el motor absoluto de todo lo que ocurre.

Todo se hace por amor, dime algo que no se haga por amor…bueno, algunos lo hacen por dinero, pero ¿para qué quieren ese dinero? Probablemente para ganar amor.

Cuéntenos de su ya larga relación con el productor colombiano Julio Reyes Copello, con quien trabaja de nuevo en #ElDisco.

Es un cómplice, un tipazo, un musicazo, es facilísimo trabajar con él. No conozco a alguien que no lo quiera, además de su talento, es una persona exquisita. Yo siempre le digo: ustedes los colombianos nos mandan a la mierda, pero con diminutivos (risas). Tienen ese carácter que parece que te están hablando bonito aunque estén cabreados. Yo lo adoro con mi alma. Y tiene que ser un orgullo para ustedes porque por dondequiera que va los representa siempre muy bien.

A propósito, siempre ha tenido una conexión vital con Colombia y sus artistas ¿Tendremos noticias pronto de colaboraciones?

Podría ser. Te voy a contestar como me contestaba el que me vendía los tomates; siempre escondía los mejores, y cuando le preguntaba si había buenos tomates me decía: ‘puede haberlos’.

Así que es lo mismo con Colombia, tengo muchos amigos, son muchos artistas que topan en las listas, pero sobre todo, que están en los corazones de la gente. De hecho, alguno me llamó hace poco y hay alguna cosa ya hecha. Así que…

Acaba de cumplir 50 años y parece de 30. ¿Cuál es su secreto? 

Obviamente es un secreto y no te lo puedo contar (risas). Pero, básicamente, es tener la ilusión todos los días de vivir y de mejorar, de continuar la vida, de morirse vivo. Espero que el día que me muera, estaré muy vivo.

Sofía Gómez G.
@s0f1c1ta

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

 Fuente: El Tiempo / Colombia