Cuphead fue, sin duda, uno de los lanzamientos del año allá por 2017. Esos títulos indie que nos hacen seguir creyendo en la industria de videojuegos, y es que una vez más un título indie demostró que los juegos independientes no tienen nada que envidiar a los gigantes Triple A. Cuphead enamoró, sobre todo, por su animación y por conseguir ese toque tan suyo.

La banda sonora de principios del siglo XX es otro de los puntos sobresalientes, la cual se sitúa ya en el primer puesto de la categoría «jazz» de la página de música Billboard. Unas melodías que, por lo que se ve, no tienen nada que envidiar al grandes del género como Ornette Coleman o Thelonious Monk.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here