Romeo Santos sumó otro triunfo a su exitosa carrera artística la noche del pasado sábado al lograr llenar a toda capacidad el MetLife Stadium de New Jersey que acoge a unas 82, 500 personas, superando al grupo irlandés U2 que lidera Bono y siendo el primer latino en presentarse en ese escenario.
El aclamado artista estadounidense de origen dominicano y puertorriqueño inició así su esperada gira “Utopía 2019”, título homónimo de su más reciente disco, donde reúne a diez importantes bachateros de la República Dominicana.
En el masivo concierto de cuatro horas, celebrado en el estadio de futbol americano, solo faltaron dos de esos invitados del disco: Teodoro Reyes y Anthony Santos, quienes tenían compromisos previos y no pudieron estar en esta apertura.
A las 9:45 de la noche se apagaron las luces y apareció el llamado “rey de la bachata” acompañado de 12 músicos y dos coristas cantando el intro del disco “Utopía”, “Dominicano soy”.
De inmediato Romeo entonó “Ileso”, bachata que grabó con Teodoro Reyes. “Quiero un grito que se oiga en la República Dominicana”, dijo el compositor y cantante que se pasó toda la noche rindiendo honor a la donde nació su padre.
Tras interpretar “Mía” y “Perdí”, de anteriores discos, Romeo retomó “Utopía” con Zacarías Ferreira en escena y el hit “Yo me quedo”, mientras efectos de lluvia se proyectaban en las tres pantallas gigantes del imponente escenario.
Cada uno de los invitados del disco “Utopía” tuvo que cantar otra canción de su repertorio y a Zacarías le tocó “Si tú me dices ven”, con el público de pie todo el tiempo.
Después de que el ídolo de multitudes vocalizara “Imitadora”, correspondió el turno de Joe Veras y “Amor enterrado”, quien se despidió con “Lo que diga la gente”.
“Si me equivoco, el 80 por ciento de este público es dominicano”, dijo Romeo, para que se escucharan fuertes algarabías donde también saludó y agradeció a otros países latinos como Venezuela, Colombia, Chile, Argentina, México, Honduras, Cuba y Ecuador.
La música urbana también se hizo presente al Romeo cantar “Ella quiere beber”. “¡Que viva Puerto Rico!”, dijo cuando aparecieron en escena Wisin y Yandel aullando como “Loba” y ante ensordecedoras ovaciones y gritos de la concurrencia, en su mayoría jóvenes de distintas nacionalidades.
Cuando llegó el tiempo de Elvis Martínez y su aporte “Millonario” al vendido álbum, también cantó su éxito de los 90, “Maestra”.
Después de Romeo interpretar “Llévame contigo”, tomó una copa y expresó: “Brindo esta noche por varias razones, porque soy bachatero, porque soy latino y porque soy dominicano”, provocando una de las fuertes algarabías del concierto.
El corte “Años luz” anunció la presencia de Monchy y Alexandra, quienes también pusieron a gozar al público, al igual que Frank Reyes con “Payasos”, a dúo con Romeo. Luego Reyes entonó solo su popular bachata “Quien eres tú”.
Con un sonido impecable, “Utopía 2019” continuó con El Chaval de la Bachata y la difundida canción “Canalla”.
Sin embargo, El Chaval no tuvo tantos aplausos al final de su intervención porque no escogió el mejor tema de su repertorio, contrario a su otros colegas.
Cerca de la 1:00 de la madrugada del domingo le llegó el momento a Raulín Rodríguez de compartir el escenario con Romeo cantando “La demanda”, ante las recciones emocionantes de la gran audiencia. Raulín se despidió con “Nereida”.
Después de Raulín, Romeo presentó a Luis Vargas con la bachata “Los últimos”. Este fue el único que cantó dos temas. Siguieron: “El dolor” y “Loco de amor”, convirtiéndose uno de los criollos más ovacionados.
Otra canción aclamada y aplaudida de este último álbum de Romeo es “El beso que no le di”, grabada junto a Kiko Rodríguez y que el público se gozó al igual que “El verde de tus ojos”, con el que finalizó su actuación.
Casi al final del concierto, Romeo excusó a Anthony Santos porque no pudo estar presente; pero tomó la guitarra para cantar el éxito del “Mayimbe de la bachata” titulado “Por mi timidez”.
Los últimos minutos de “Utopía 2019” fueron también enérgicos con Aventura y Cardi B. Esta última apareció cantando “Obsesión”, aunque a la 1:45 a. m. la gente comenzó a irse, a cuatro horas de un espectáculo que hizo historia en el estadio MetLife de New Jersey, EE. UU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here