Wilfrido Vargas

La carrera artística de Wilfrido Vargas está sustentada en canciones elaboradas en una especie de laboratorio mítico donde las combinaciones surgidas allí han legado al pentagrama musical dominicano historias que permanecerán en el tiempo.

Canciones como Enrique Blanco, Campesino, Eso ya viene por ahí, Desiderio Arias, La loya, El funcionario, Sagrario sucede a veces, Esto no lo aguanta nadie y Duarte, llegó la hora, entre otras, son aportes históricos hechos por Wilfrido a través de la musicalidad.

El hijo de Altamira regresa esta noche con Merengue que aloca, una nueva canción que habrá de convertirse en un canto a la dominicanidad, como un nuevo aporte a ese legajo de canciones mencionado anteriormente.

Y llega en la temporada fiestera cargado de energía, con un rico arreglo musical y el ritmo arrebatadoramente bailable al que tiene acostumbrado el laureado director de orquesta a la fanaticada del merengue.

Merengue que aloca es el primer sencillo de su nuevo trabajo “Wilfrido es Wilfrido”, una producción que viene recargada de ritmos con influencias modernas, que revoluciona el merengue, algo que ha caracterizado a esta leyenda de la música.

“Merengue que aloca’ nos ayuda a ir al espíritu, al tuétano de nuestro sentimiento patrio, cuando en el coro exclama: Y es que el merengue compay, no tiene comparación. Dominicana compay, lo lleva en su corazón”, razona Wilfrido.

Asegura que Merengue que aloca nos ayuda a ir al espíritu, al tuétano de nuestro sentimiento patrio, cuando en el coro exclama: “Y es que el merengue compay, no tiene comparación. Dominicana compay, lo lleva en su corazón”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here